In DEEP SLIM

¿Qué es Deep Slim®?

Deep Slim, un tratamiento estético, seguro y muy eficaz que erradica de forma indolora las células de grasa localizadas en distintas partes del cuerpo (abdomen, cartucheras, flancos, caderas, brazos).

En definitiva, remodela la silueta y mejora la composición corporal extinguiendo esos cúmulos de grasa tan complicados de eliminar con cualquier tipo de dieta tradicional o deporte.

Uno de los mejores aliados del tratamiento de Deep Slim para conseguir mantener los resultados, optimizar su eficacia y mejorar la salud, es seguir unas pautas dietéticas adecuadas después de su aplicación.

La grasa corporal tiene enormes funciones positivas en nuestro organismo, pero recientes investigaciones han comprobado que cuando el porcentaje de grasa en el cuerpo resulta excesivo se propicia un estado de inflamación crónica del organismo.

 Combatir la inflamación crónica

Esta inflamación está originada por las  sustancias que la  grasa va liberando y que, a su vez, si no se controla, va a favorecer la recuperación del peso perdido.

Deep Slim nos permite controlar este componente inflamatorio de la grasa al destruir de manera selectiva aquellas células grasas de menor valor biológico y que son más perjudiciales para el organismo.

Es un tratamiento que mantiene intacta la función beneficiosa del tejido graso ya que mediante la emisión de ondas de energía ultrasónica que convergen en un foco se puede dirigir sólo a las células grasas diana y a una profundidad controlada determinada en función de la composición corporal de cada persona.

UNIDAD CORPORAL
628 75 37 26/ 93 459 03 44
corporal@clinicatufet.com

La función metabólica de la grasa

La grasa es un tejido que tiene enormes repercusiones sobre el metabolismo. De hecho actúa como un órgano endocrino que es fundamental para el bienestar al regular funciones mediante la síntesis y la liberación de sustancias activas como la leptina, adiponectina, citoquinas, etc., que actúan localmente y a distancia.

Estas sustancias liberadas por las células adiposas inciden directamente en el funcionamiento de órganos como el cerebro, el hígado, los músculo, del sistema inmunitario y de las glándulas reproductoras. De hecho el tejido adiposo participa y contribuye a la formación de hormonas, como andrógenos y estrógenos.

Así el tejido adiposo aporta energía allí donde se requiere, participa en la coagulación sanguínea, modula el nivel de vasoconstricción y con ello regula la presión arterial, interviene en la respuesta inflamatoria, en el metabolismo de los lípidos, de la glucosa. También mantiene una conexión con el cerebro para informarle de la magnitud del tejido adiposo y contribuir, así, en la regulación del apetito y la saciedad.

Estas sustancias secretadas por el tejido adiposo se denominan adipocitocinas y son las responsables de su acción biológica sobre distintos sistemas y regulación de diversos procesos metabólicos, esencialmente a través del hígado y del músculo esquelético.

La leptina y la adiponectina participan en el metabolismo de los azúcares haciendo que la célula sea sensible a la acción de la insulina. La resistina, una proteína rica en cisteína secretada por el tejido adiposo, se ha relacionado con la resistencia a la insulina y por tanto con la aparición de la diabetes mielitis del Tipo 2.

Deep Slim consigue la destrucción selectiva de las células grasas, un elemento que favorece el mantenimiento del peso perdido.

Este tratamiento de remodelación integral de la silueta también disminuye los procesos inflamatorios que genera el tejido graso.

Seguir una dieta adecuada ayudará a mantener el peso perdido y el porcentaje de grasa ideal en el cuerpo para su mejor funcionamiento.

Salud más allá de la estética

La determinación en sangre de la PCR Ultrasensible nos permite valorar los niveles de inflamación y nos sirve de guía, y va disminuyendo a medida que perdemos grasa corporal.

Además de este control y de la función selectiva de Deep Slim es recomendable seguir unas pautas dietéticas saludables que nos faciliten mantener el porcentaje de grasa perdido mediante el tratamiento y aprovechar los beneficios de las verduras y hortalizas frescas.

Propuesta de dieta

DESAYUNO

Café, leche, café con leche, Pan con…,

MEDIA MAÑANA

fruta o yogur descremado, cortado. También podemos tomar un pequeño bocadillo.

COMIDA

Primer plato:

Diariamente, ensalada, verdura o caldo Segundo plato:

4 días a la semana, carne 3 días a la semana, legumbre, pasta y arroz

En la comida el primer plato debe ser proporcionalmente mayor que el segundo plato.

MERIENDA

fruta o yogur desnatado o cortado

CENA

Primer plato:

diariamente, ensalada, verdura o consomé.

Segundo plato:

3 días a la semana, pescado (mínimo necesario) 2 días a la semana, tortilla de 2 claras y 1 yema, 2 días a la semana, fruta o yogur ( un solo tipo de fruta y se puede combinar con yogur)

En la cena, el segundo plato debe ser proporcionalmente más abundante que el primer plato.

La cena es la ingesta del día que más nos ayudará a engordar o a adelgazar. Debe ser la comida que más adecuadamente realicemos, sin cometer ningún tipo de exceso.

Alimentos recomendados

  •  Acelgas: lo más frescas posibles, crudas o salteadas en aceite de oliva virgen extra, ricas en potasio
  • Alcachofas
  • Apio
  • Calabaza
  • Espárragos trigueros: fritos en aceite de oliva virgen extra o a la brasa, ricos en vitamina C, provitamina A, potasio y folatos.
  • Cebollas
  • Endivias
  • Cebolletas
  • Apio
  • Coles de Bruselas
  • Espinacas
  • Guisantes: se pueden comprar frescos, dentro de una vaina y desgranarlos. Salteados con aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta, son saludables y exquisitos
  • Habas
  • Pimientos verdes: ricos en vitamina C, crudos o asados
  • Puerros
  • Lechugas
  • Tomates
  • Zanahorias
  • Frutas
  • Fresones/fresas : muy ricos en vitamina C, 200 gr ya nos aportan algo más que la cantidad diaria recomendada de esta vitamina
  • Peras de todo tipo
  • Limones
  • Pomelo
  • Manzanas
  • Ciruelas Claudia: dulces y ricas en fibra, no tan calóricas como se piensa.
  • Pescados y mariscos
  • Rape
  • Merluza
  • Trucha
  • Atún
  • Centollo: ricos en cinc y yodo, como la mayoría del marisco.
  • Caballa: pescado azul, rico en ácidos grasos Omega 3, cuanto menor sea su tamaño, mejor
  • Ostras: muy ricas en cinc y hierro, nutrientes fundamentales para una buena nutrición cerebral

Repercusión  en el organismo de las funciones endocrinas de la grasa

  • Interviene en la regulación de nuestro metabolismo energético
  • Modula la generación de patología cardiovascular, que está relacionada con la distribución, contenido y tamaño de los adipocitos. A más grasa, más riesgo cardiovascular
  • Modula la actividad de algunos ejes hormonales, en especial, el tiroideo y el sexual
  • Modula la respuesta inmunitaria, la angiogénesis, la osteogénesis y la hematopoyesis o la proliferación celular

En la composición del tejido graso, además del adipocito, tenemos lo que se denomina estroma. El estroma es todo lo que envuelve a la célula grasa y está formado por:

  • Vasos sanguíneos
  • Fibras reticulares
  • Terminaciones nerviosas del sistema nervioso autónomo, que ordenan al adipocito a captar o a eliminar grasa, según nuestras necesidades energéticas.
  • Fibroblastos y células madre: células que son capaces de diferenciarse hacia la transformación osteogénica (formación de hueso), o hacia otro tejido. Las células madre contenidas en el tejido adiposo, podrían intervenir en la reparación de pequeñas lesiones que se producen constantemente en nuestros diferentes órganos.

Fuente: Clínica Tufet 

Tel: 93 459 03 44/628 753 726

corporal@clinicatufet.com

www.clinicatufet.com

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search