In Dieta Instintiva, Dietas, Nuestros Artículos, Nutrición, Unidad de Nutrición

Incorporar a nuestra dieta diaria los alimentos de temporada más adecuados a cada época del año es la mejor forma de garantizar que nuestro organismo reciba regularmente los saludables componentes que aportan unos productos que, justo en esos momentos, se encuentran en sus mejores condiciones de frescura, además de contribuir al mantenimiento de una agricultura sostenible y a la protección del medio ambiente.

Todas las frutas, y más las de esta temporada, son hidratantes

Entre las de menor carga glucémica, es decir, las que menos engordan, tenemos los fresones y fresas, la sandía, el melón

Mención especial merecen las frutas rojas:

Las frutas rojas contienen sustancias  importantes para nuestra salud y tenemos que ver el momento de consumirlas. Arándanos rojos o negros, moras de zarza, grosellas negras, frambuesas y  fresas. Nuestros frutos rojos tienen muy buenas vitaminas, oligoelementos antioxidantes, polifenoles y otros, que nos protegen de numerosas patologías, eficaces en la prevención de enfermedades cardiosaludables, las ateromatosis y accidentes cerebrovasculares, pueden hacer descender la tensión arterial y aumentar el HDL o buen colesterol, proteger contra la diabetes II, mejorar los problemas de la vista y de la piel.

50 gr de grosella  o 100 de fresas aportan el doble de nuestras necesidades diarias de vitamina C y refuerzan considerablemente el sistema inmunológico. Los arándanos rojos  tienen gran poder antimicrobiano y se utilizan para combatir las infecciones urinarias como la cistitis.

Los arándanos contienen fibra, vitamina C, compuestos fenólicos y ácido málico y cítrico, entre otros, que le dan propiedades  bactericidas, diuréticas y protegen los vasos sanguíneos y capilares. No hay que olvidar que el zumo de arándanos no garantiza la curación y es interesante después del tratamiento médico y en la prevención. Las moras, son bayas que se encuentran en los caminos, sobre los zarzales, aunque cada día es más común su cultivo. Tienen fibra (pectina), vitamina C, E y ácido fólico, así como flavonoides como el resveratrol, magnesio y potasio.

Los frutos rojos aportan muchos betacarotenos, protectores de la piel de los rayos solares, evitando la formación de manchas, son precursores de  de la vitamina A, sin olvidar que son antioxidantes. Mejor comerlas  frescas y cruda. Las frambuesas contienen muchos antioxidantes buenos para las arterias. Los flavonoides tienen valor antioxidante. Son buenas por su acido salicílico que ayuda como la aspirina.

 

frutas del verano
las frutas del verano

Fuente: Unidad de nutrición Clínica Tufet 

Pide cita en el tel629 93 67 49   / 93 459 03 44

nutricion@clinicatufet.com

www.clinicatufet.com

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search