In Cirugía, Clínica Tufet, Corporal, Láser, Medicina estética corporal, Medicina Estética Hombres, Nuestros Artículos, Tratamientos Corporales

¿Qué es la Ginecomastia?

La Ginecomastia es una alteración del tamaño de la mama masculina debido al crecimiento anormal de la glándula mamaria, siendo la anomalía mamaria más frecuente en el sexo masculino y pudiendo afectar a una sola mama (unilateral) o a ambas (bilateral).

Este aumento mamario puede ser debido tanto al crecimiento de la glándula, al aumento de grasa en el pecho, o a la combinación de ambas causas.

 

 

 

ginecomastia-clinica-tufet

 Fig. 1.: Distinción glándula normal de glándula con ginecomastia,
                 apreciándose en ésta un aumento en el número de células de la glándula,
                                                                  así como en el número de células grasas que la recubren

 

 

Así pues, el exceso de volumen lo aporta un exceso de tejido mamario y/o un exceso de grasa en la mama, existiendo también en menor proporción exceso de piel.

Si bien este aumento de tamaño siempre es benigno, ocasiona un aspecto femenino del pecho masculino, afectando a entre un 40% y un 50% de los varones, pudiendo provocar en el hombre problemas para desarrollar su vida con total normalidad.

Una intervención quirúrgica basada en la extirpación del tejido glandular es la solución adecuada para reducir el tamaño de la mama.

El objetivo será pues la eliminación el tejido glandular existente desde la zona del pezón hasta el músculo pectoral, así como los acúmulos por exceso de grasa. Distinguiremos de esta forma entre los siguientes tipos de ginecomastia:

  • Ginecomastia glandular, cuando exista un aumento de la glándula mamaria
  • Ginecomastia grasa, cuando dicho aumento sea debido a una acumulación de grasa
  • Ginecomastia mixta, cuando coexistan ambas alteraciones

Por todo ello, en la primera visita de valoración determinaremos su diagnóstico.

 

¿Qué causas la provocan?

En cualquier caso, deberá corregirse el desencadenante que lo produce. Habiéndose asociado la ginecomastia directamente con la constitución genética, así como con algunos trastornos sistémicos como la obesidad o el sobrepeso, el consumo de esteroides también puede ser la causa que haya originado este exceso de volumen. Todos los posibles factores que estén provocando la alteración deberán ser tenidos en cuenta y rectificados.

Así pues, entre las causas que deberemos corregir se encuentran las siguientes:

  • Sobrepeso u obesidad
  • Déficit en la producción o en la acción de la testosterona
  • Aumento de la producción o la conversión de estrógenos
  • Consumo de anabolizantes esteroides
  • Consumo de fármacos u otras drogas de abuso, tales como la marihuana o el alcohol

Deberá suspenderse, si existe, el consumo de cualquier tipo de esteroides (corticoides, anabolizantes, etc.) por parte del paciente.

Se desaconseja este tratamiento a pacientes que padezcan cualquier enfermedad que pudiera interferir con el procedimiento quirúrgico y/o con la anestesia, así como a pacientes con obesidad mórbida.

 

¿Cómo se diagnostica?

La mamografía y la ecografía son de gran importancia diagnóstica para valorar si la proporción principal de células es del componente graso o de la proliferación parenquimatosa, lo cual es fundamental para planificar el tipo de intervención.

Nuestro equipo de cirujanos de Clínica Tufet estudiará su caso de forma individualizada diagnosticando el tipo de ginecomastia y aconsejándole la técnica más adecuada para usted.

Una valoración física exhaustiva del paciente, así como de su historial clínico, permiten o no la intervención, precisando el estudio preoperatorio conveniente.

 

 ¿Cuál es el procedimiento a seguir?

En función del tipo de ginecomastia el tratamiento indicado será:

 

Tratamiento médico

Tratamiento oral endocrinológico.

Coolsculpting: eliminando el exceso de grasa localizada mediante la aplicación de frío, extrayendo el calor del cuerpo a través de su aplicación.

 

Tratamiento quirúrgico

  • Liposucción/lipolaser: eliminación de tejido adiposo
  • Exéresis quirúrgica: eliminación de tejido glandular
  • Liposucción/lipolaser + exéresis : reducción del tejido glandular y adiposo.
  • Exéresis + lifting de piel + liposucción/lipolaser: Mamas más grandes y con flacidez importante.

Vemos pues que existen dos formas de corregir el exceso de grasa: quirúrgicamente, mediante liposucción; o disolviendo la grasa aplicando calor controlado de la energía de la luz del láser, mediante la técnica de lipoláser.

 

ginecomastia-clinica-tufet-2

Fig. 2.: Figuración de la apariencia del antes y el después
                    de la intervención, independientemente del procedimiento utilizado

 

 

En cualquier caso, además del tratamiento local deberá tratarse oralmente la causa que origina el exceso de peso del paciente, si lo hubiera, mediante la atención endocrina conveniente.

Se realizará un examen médico previo que descarte posibles contraindicaciones en el paciente.

 

¿Qué método se utiliza?

Es muy conveniente que el tratamiento se realice asistido por técnicas que aporten mayor seguridad, menor tiempo de intervención, menor dolor, menor hematoma, menor inflamación y que produzcan una mayor retracción cutánea, motivo por el cual aconsejamos el lipoláser.

La intervención de lipolaser consiste en una pequeña incisión a través de la cual rompemos y aspiramos la grasa, proceso que no produce dolor y cuya cicatriz es apenas imperceptible.

En la misma línea, al realizar la exéresis quirúrgica, el cirujano realiza una cirugía de mastectomía subcutánea, mediante una pequeñísima incisión, normalmente desde el borde inferior de la areola.

 

ginecomastia-clinica-tufet-4

               Fig. 3.: Cánula que se introducirá bajo la piel mediante una incisión
                  de 2 – 3 mm. de diámetro, alcanzando el tejido adiposo subcutáneo

 

 

En caso de que la piel no se ajuste bien al nuevo contorno, debido a que la cantidad de grasa a eliminar haya sido importante, el exceso de piel deberá eliminarse mediante un lifting de piel, siendo esta situación poco habitual.

La zona del pecho y el tórax se vendarán adaptando la piel correctamente.

La duración del tratamiento varía en función del procedimiento, siendo generalmente de entre 1 y 2 horas.

La intervenció no es dolorosa, siendo únicamente una intervención molesta.

 

¿Requiere la aplicación de anestesia?

Cada técnica quirúrgica requiere de un tipo distinto de anestesia: general o local, con sedación o no.

Generalmente se aplica anestesia local y, en algún caso, sedación.

Si la anestesia es local el paciente podrá irse a su casa después de un tiempo prudencial tras la intervención.

La recuperación es rápida, pudiendo incorporarse a la vida laboral en un plazo de 2 a 3 días, y a la actividad deportiva, pasado un mes.

 

¿Cómo es el postoperatorio?

Sentirá alguna molestia y presentará algo de inflamación, remitiendo ambos síntomas progresivamente a partir de la primera semana.

Se utilizará en caso de ser conveniente una camiseta especialmente diseñada para esta intervención como sistema de presoterapia.

Es probable una cierta sensación de insensibilidad en el área, la cual remite progresivamente a lo largo de los días. En cuanto a la posición de sueño, 10 días después de la intervención suele poderse dormir de nuevo boca abajo.

Deberá esperar un mes para realizar cualquier actividad que precise levantamiento de peso. Del mismo modo, el calor del baño en la bañera debe evitarse, aconsejándose una ducha rápida, impidiendo así el contacto del agua con la cicatriz.

Al tercer o cuarto día de la intervención podrá reintegrarse a su vida laboral y social.

Si la alteración se debe únicamente a un exceso de glándula el problema estará resuelto definitivamente. Si es también o únicamente de grasa se deberá tratar oralmente al paciente con el objetivo de mantener su peso. Una vez conseguido el resultado será también definitivo.

En cuanto a las cicatrices, mediante la técnica de lipolaser únicamente se habrán llevado a cabo incisiones milimétricas prácticamente imperceptibles.

Si hay exéresis, ya sea glandular o de piel, existirán incisiones de diferentes tipos.

En caso de aplicar Coolsculpting, no existirá ningún tipo de cicatriz, pues la grasa eliminada se debe a la destrucción del adipocito por criolipólisis y no a la extracción.

Hemorragias, infección y complicaciones relativas al uso de la anestesia, como cualquier intervención quirúrgica, son los únicos riesgos controlados asociados a la intervención.

Se comprime inmediatamente la zona tras la operación, desapareciendo con el tiempo cualquier posible hematoma que de ello se derivara.

Un tórax firme y bien contorneado es el resultado de esta intervención, resultado que es siempre definitivo.

 

 

 Fig. 4.: Tórax sin exceso de tejido glandular y sin exceso de tejido graso

 

 

Otras observaciones

Existen las posibles contraindicaciones y complicaciones propias de cualquier cirugía.

Nuestro equipo médico le informará de todas ellas, apareciendo en el consentimiento informado a firmar por usted previo a su intervención.

 

En Clínica Tufet estamos en disposición de ofrecerle la opción adecuada, proporcionándole el tratamiento completo:

Cirugía + Liposucción/Lipoláser/Coolsculpting + Tratamiento hormonal

Para una solución completa personalizada

 

SOLICITE SU VISITA

  93 459 03 44 / 628 097 342

 

 

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search